El Peltre

            

El Peltre, palabra inglesa, “Plata del pobre, plata boliviana o falsa plata”. Es una variada aleación de metales, en nuestro taller es: Estaño 70%, Zinc 20% y Plomo 10%. Medidos en volumen. Si queremos sea más plateado, no añadimos plomo y aumentamos el zinc. Peltre de París: Estaño 85,44%, Antimonio 14,50% y Plomo 0,06%. Peltr

“Metales fríos” porque para fundir no necesitan alta temperatura, Zinc 419º, Plomo 327ª y Estaño 232º. “Blandos” porque se trabaja fácil y copia bien. Bismuto 271º, Antimonio 630º.

Quedan pocos restos antiguos, ha sido reciclado mucho, en Egipto hace 3.500 años, en acueductos romanos. Desde la Edad Media fue sustituyendo los platos y cubiertos de madera y ya en el s. XVII estaba en casi todas las casas. Se hacen espejos o la primera fotografía. Desde el s. XIX el peltre se ha sustituido por el acero.

Este Oficio intenciona ir logrando equilibrio y proporción entre el tono, la pulcritud y la permanencia en el hacer.

Debemos ser cuidadosos, atender adentro y también afuera. Temas de seguridad, conexiones de gas, el espacio alrededor, no dejar el fuego solo, ropa, calzado, guantes, ventilación, evitar inhalar el plomo, ver pero no meter la nariz. Una cazuela inoxidable, mejor con vertedero, vale la porcelana pero no el aluminio porque se agujerea.

Los metales se cortan en trozos para afinar el volumen. Es útil tener el plomo en trozos pequeños, “chocolatinas”, para medir mejor su volumen. Asegurarse que el zinc sea de verdad, si es chapa no funde. El estaño en barras puro, valen las barras de fontanero, llevan aprox. 70% estaño y 30% plomo, pero no óxido de estaño en polvo porque no funde.

En un recipiente con escala de medida, ponemos algo de agua,  introducimos la pieza a copiar y anotamos el volumen de agua que desplaza, ese es el volumen total. Calculamos el % de cada metal, con respecto a ese volumen, con una regla de tres. Si no se puede mojar el molde o la pieza, podemos utilizar arena fina o arroz.  Los moldes se pueden reforzar con cinta plástica, alambre o rodearlos de arena.

Calculado el volumen de cada metal, ponemos en la cazuela los metales, el plomo al final. Debe haber buena ventilación. Se funden rápido, en una hora o menos. Retiramos la escoria con una cuchara, removemos la mezcla plateada y la vertemos lento y constante sobre el molde de escayola, mejor caliente para disminuir el choque térmico y que no burbujee y mejor que tenga también una salida de aire.

Podemos esperar a que se enfríe el molde o meterlo en un cubo con agua. Para sacar el objeto de peltre, rompemos el molde con cuidado utilizando un martillo y un escoplo, cuidado porque puede estar aún muy caliente. Seguirá luego el acabado del objeto. Con el tiempo, como todo, pierde su brillo inicial, no hay que olvidarlo, hay que irlo abrillantando de vez en cuando. Es un metal humilde, blando, se cae y se abolla, pero que ha ayudado y ayuda mucho a la humanidad y nos ayuda el trabajarlo.

 

Ver más información en “Oficio del fuego”.